Cris Alejandro: “Los talleres en BAJ Bío Bío me ayudaron a conocer gente que siente las distintas disciplinas del arte, como yo las siento”

11 diciembre, 2019

Cris Alejandro: “Los talleres en BAJ Bío Bío me ayudaron a conocer gente que siente las distintas disciplinas del arte, como yo las siento”

INFORMACIÓN
  • Sede:
  • Artista Docente:
  • Cupos:
  • Inicio del taller:
  • Horarios:
  • Día:
  • Sala:
Cris Alejandro: “Los talleres en BAJ Bío Bío me ayudaron a conocer gente que siente las distintas disciplinas del arte, como yo las siento”

Comunidad BAJ

Cris Alejandro: “Los talleres en BAJ Bío Bío me ayudaron a conocer gente que siente las distintas disciplinas del arte, como yo las siento”

Vocalista y guitarrista de la banda pop FrioLento, Cris Alejandro, comenzó su paso por la música en Balmaceda Arte Joven Biobío. Te invitamos a leer la siguiente entrevista con más detalles de su carrera.

Con más de 8 mil oyentes mensuales en Spotify y videos que superan las 15 mil visualizaciones, FrioLento se ha transformado en una de las bandas más representativas del pop penquista emergente. Está integrada por Christopher Arriola, Zebart Arias y por Cris Alejandro, guitarrista y vocalista, y que también ha tenido un paso importante por Balmaceda Arte Joven (BAJ) Biobío.

Técnico en sonido de profesión, su interés por la música lo llevó a asistir a los talleres BAJ para aprender y abrirse a nuevas experiencias sonoras, las que lo han ayudado a forjar su identidad musical.

¿Cómo conociste Balmaceda Arte Joven?

Como a las 17 años, vine a un taller de canto que impartieron. Había visto en internet que se harían audiciones para un taller gratuito y yo no tenía idea de lo que era.  Había buscado academias para estudiar música, pero no sabía que existía una corporación que entregaba talleres gratuitos, entonces fue un proceso bien emocionante. Había cupo para veinte personas y  audicionamos como sesenta, pero finalmente quedé. Fue bonita la experiencia, conocí mucha gente que le gustaba lo mismo que a mí. Es difícil llegar a un lugar donde todos puedan compartir la misma educación cultural. Realicé distintos talleres y luego hice mi práctica, ya conocía el lugar y también sabía que aquí faltaba alguien que pudiera hacer la pega de sonido.

¿Cuándo te diste cuenta que querías trabajar con la música?

Yo empecé a tocar guitarra porque un tío me enseñó.  Yo tenía 12 años, alcanzó a enseñarme unas nota y luego el falleció. De ahí para adelante comencé a armar canciones solo, tocaba para mis amigos y grababa en casetes. Más tarde con un amigo comenzamos a armar un proyecto que se llamaba Hasta Plutón, y después seguí solo como Cris Alejandro, hasta que después con unos amigos armamos un grupo que se llamaba Temporada de Verano, donde estaba Zebart, Nicolás Flores, Felipe Betancourt y Pablo Vargas. Con esa banda grabamos un demo y lo subimos, era como de pop sicodélico. Paralelamente con Temporada de Verano ya estaba escribiendo canciones para mí, y cuando se separó la banda, comencé a comprar pedales, una guitarra y ya tenía mi estudio armado, entonces comencé a grabar mis canciones. Cuando las tuve listas converse con Zebart y Arriola, para comenzar a trabajar enserio en un grupo, porque me había dado cuenta que esto ya no era un hobbie para mí, y ahí armamos FrioLento.

Como Cris Alejandro, estuviste en la primera versión de Balmapop, y con FrioLento tocaron en la versión de este año ¿Cómo compararías ambas experiencias?

Es una experiencia totalmente drástica, con FrioLento hemos tocado varias veces aquí y en nuestra presentación en el último Balmapop invitamos a Cantareman, y fue la primera vez que hacíamos un feat en vivo de la canción “Un gusto”. Estábamos esperando tocar en el Balmapop, en ese momento llevamos tocando más o menos un año y nos habíamos dado cuenta que durante ese hicimos muchas cosas, como posicionarnos o tener importantes reproducciones de un video nuevo de una banda que nadie conocía.

La primera vez que toqué estaba todo nervioso y esa sensación te entorpece un poco a la hora de presentarse e interpretar, entonces la motricidad fina cambia y es difícil quedar conforme después de eso y, además, es difícil disfrutarlo porque estas muy tenso, a diferencia de nuestra última presentación en el Balmapop en el que había un nerviosismo, pero es algo que se controla y que paralelamente lo puedes disfrutar, sobre todo cuando vez que la gente está cantando las canciones, cuando vez eso es bacán porque sientes que estas compartiendo música que produce distintas sensaciones.

¿En qué sientes que te ha ayudado tu paso por BAJ en tu carrera musical?

Los talleres en Balmaceda me ayudaron a conocer gente que siente las distintas disciplinas del arte, como yo las siento. A mi compañero de Hasta Plutón, la primera banda que tuve, lo conocí en el primer taller al que me metí, si no hubiese ido a ese taller no lo hubiese conocido nunca porque el también tenía otra edad. Nos conocimos acá y hasta el día de hoy somos amigos, entonces este espacio me permitió eso y conocer el arte de otras formas. Estaba enamorado de la música y conocí gente en ese ambiente, la sensación es indescriptible.

Cuándo:
Artículos Relacionados
Sobre el Artista Docente: