Exposición Virtual «RAUDA»

15 enero, 2021

Exposición Virtual «RAUDA»

INFORMACIÓN
  • Sede:
  • Artista Docente:
  • Cupos:
  • Inicio del taller:
  • Horarios:
  • Día:
  • Sala:
Exposición Virtual «RAUDA»

Comunidad BAJ

Exposición Virtual «RAUDA»

Una obra de la artista Paula Sayago Lundin

Selección Convocatoria Artes Visuales 2020: Desde el norte creando un nuevo Chile

«Rauda»

Vuela veloz y anida

Protege tu herencia de estos suelos

que quieren absorberte secos

NO SON ELLOS

Son los ecos de otros ojos que no has de mirar, tocar, oler.

La palabra amenaza el futuro

Vuela rauda y protege,

asegura que otras alas brillen como el sol en este cielo

Escóndete de la humanidad que olvida que de noche

Todos vuelan como aves en sus sueños.

El cuidado siempre ha sido tuyo

Nosotros sólo hemos destruido

Escapa tu real belleza de  nuestros ojos

Tu corazón bueno, que jamás logrará parar la codicia.

Por mucho que te esfuerces sólo estarás flotando

No hay recompensa más que la existencia

Es tan complejo y vacío

Que el vuelo, el tiempo, la distancia desaparecen

En esa latencia veloz que palpita en tus alas

Vuela veloz y rosa con un suspiro nuestros sueños

A ver si algún día permanecemos,

Pertenecemos.

Poema de Paula Sayago Lundin

En la obra de Paula Sayago Lundin, nos adentramos en un mundo mágico cuya lectura es visual; su forma, colorido y estructura, nos trasmite un aroma y una leve ventisca, de algo por descubrir y reconocer, como una ventana que se abre hacia un paisaje onírico muy profundo; su poética nos hace recorrer paisajes descritos en la poesía de Elicura Chihuailaf.

Aquel imaginario descrito por la artista para su obra habla del significado conferido en el instante de su creación.

En el “Manual de zoología fantástica” de Borges, se recurre a testimonios que contienen descripciones fantásticas que encarnan en figuras a veces místicas, casi verdaderas en ocasiones con el afán de integrar un museo excepcional en cuyo recinto lo fantástico adquiere autenticidad a través expresiones literarias, filosóficas y aún teológicas.

En la muestra es evidente un imaginario muy propio a través de lo visual, su antecedente es su creación por automatismo, a lo cual le confiere una lectura que en aquellos libros ilustrados para niños que reciben la imagen y la traducen en su propio imaginario como real, algo a veces difícil de comprender por los adultos.

La obra difiere del “Realismo mágico” post impresionismo de Franz Rooh, de la post guerra; más bien diríamos un “Neo realismo mágico” al cual le imprime la poética que, a través de una toma de conciencia en una época difícil, “en conjunto lograremos superar.”

Eduardo Pérez Tobar / Artista Visual y curador de la muestra

Rauda es parte de la selección de la Convocatoria Artes Visuales 2020, presentada por Fundación Minera Escondida y Balmaceda Arte Joven. Una exposición que reúne nueve obras circulares – de 90 cm de diámetro –  realizadas en técnica mixta: bordado, xilografía, estampa y acrílico sobre tela. Cada una de ellas fue creada especialmente para esta exhibición, entre los meses de abril y noviembre de 2020 en Coquimbo. 

El devenir es inevitable, no se puede aplazar, late el caos en la tierra.

En Rauda, la pintura nace de la poesía, de ese esfuerzo por plasmar el mundo de las aves y sublimar la tristeza de estos tiempos, como una especie de rogativa al firmamento. Cada círculo es una herida, un punto abierto en la tierra y sus ciclos, por lo imprescindible que resulta recuperar el amor a la naturaleza.

La obra contiene una fuerte conexión con el espacio; la flora y la fauna son el follaje que cual tapiz nos otorgan una serie de huellas, que nos permiten observar nueve mundos, cada uno de ellos con sus diferencias, son elementos en sí mismos que trasmutan. Se invoca al espíritu para crear un imaginario, que  posee un fuerte contenido onírico, donde el desierto y sus floraciones son de suma importancia, ya que el entorno es personificado y sumamente vivo. En Rauda hay una búsqueda por plasmar ese mundo aéreo de las aves, el cual aterriza y choca con este mundo terrestre. Ahí están los pájaros enfrentados a nuestra polaridad, abriéndose paso entre el bien y el mal. 

Rauda nace de ese choque entre lo mágico y lo trágico. Es una puntada latente al ecosistema, al mal manejo de los recursos naturales por parte de la humanidad, que en vez de endiosar la naturaleza, la vende, la explota y la profana, donde urge un devenir de conciencia y permanencia.

Bajo esta mirada crítica, es que se conectó con la materialidad. Se tallaron los elementos, se perforaron, se plasmaron conectores como el hilo, que en la tela funciona como un injerto y todo fue suavizado por el velo de la pintura, así también, los materiales tuvieron un choque al coexistir las diversas técnicas que se mezclaron en esa detonante belleza, de la cual nace una triste existencia.  

El círculo reúne, acoge y agrupa, es una unidad de energías y fuerzas que marcan un continuo, es inevitable pensar en los círculos y no ver la naturaleza y sus ciclos, es metafórico el apogeo y la decadencia de los tiempos, el caos y la reinvención. Cada círculo es un estado puro, de esta época crítica que estamos viviendo. En donde aún en decadencia, florecen semillas en el desierto, hacen nido las aves en los matorrales y se puede escuchar en el eco del bosque el alarido de un animal que escapa y lo logra. Conquista su permanencia.

«Vuelo»

Mientras todo florece

Late el caos

Las flores rojas de la sangre

Plasman la quietud

Dentro la opresión de un pecho vacío

Esperando ser guiado

Y las hojas respiran por nosotros creciendo,

Creciendo inmensas,

dándonos cobijo

Respiro, aire.

 ¿Cómo no agradecerles?

Que las aves nos protejan

Nos permitan mantenernos con altura

Para elevarnos y poder volar siempre.

Así como existen vidas y galaxias existen millones de mundos,

El corazón de todos es el ecosistema.

En ese mundo de alas, de cielo verde

todo crece y se abre como un círculo que flota

Porque no tiene materia, 

Va ligero, puede simplemente existir ingrávido.

Poema de Paula Sayago Lundin

Mediación

Comparte con amigos o familia y conecta con las reflexiones de la artista Paula Sayago Lundin, con este entretenido material audiovisual y actividades vinculadas a la obra “Rauda”, en un trabajo realizado por nuestro equipo de Mediación y la Compañía Teatro de Ocasión. ¡Disfrútalos!

Teatro de Ocasión – “El viaje empieza en mi jardín”

 

¡Descarga aquí la ficha de actividades!

Teatro de Ocasión – “Con lupa”

¡Descarga aquí la ficha de actividades!

¿Sabes qué es la “Antotipia”?

Es un proceso fotográfico en base a plantas y luz solar.

Descúbrelo acá y crea tu propia obra de arte en base a esta técnica de impresión natural.

¡Diviértete!

GALERÍA DE IMÁGENES

«Adentro»

«Bandada»

«Fuego»

«Licuar»

«Mar»

«Resplandor»

«Trino»

«Veloz»

«Zumbido»

Exposición Virtual «RAUDA»

Comunidad BAJ

Exposición Virtual «RAUDA»

Cuándo:

Una obra de la artista Paula Sayago Lundin

Selección Convocatoria Artes Visuales 2020: Desde el norte creando un nuevo Chile

«Rauda»

Vuela veloz y anida

Protege tu herencia de estos suelos

que quieren absorberte secos

NO SON ELLOS

Son los ecos de otros ojos que no has de mirar, tocar, oler.

La palabra amenaza el futuro

Vuela rauda y protege,

asegura que otras alas brillen como el sol en este cielo

Escóndete de la humanidad que olvida que de noche

Todos vuelan como aves en sus sueños.

El cuidado siempre ha sido tuyo

Nosotros sólo hemos destruido

Escapa tu real belleza de  nuestros ojos

Tu corazón bueno, que jamás logrará parar la codicia.

Por mucho que te esfuerces sólo estarás flotando

No hay recompensa más que la existencia

Es tan complejo y vacío

Que el vuelo, el tiempo, la distancia desaparecen

En esa latencia veloz que palpita en tus alas

Vuela veloz y rosa con un suspiro nuestros sueños

A ver si algún día permanecemos,

Pertenecemos.

Poema de Paula Sayago Lundin

En la obra de Paula Sayago Lundin, nos adentramos en un mundo mágico cuya lectura es visual; su forma, colorido y estructura, nos trasmite un aroma y una leve ventisca, de algo por descubrir y reconocer, como una ventana que se abre hacia un paisaje onírico muy profundo; su poética nos hace recorrer paisajes descritos en la poesía de Elicura Chihuailaf.

Aquel imaginario descrito por la artista para su obra habla del significado conferido en el instante de su creación.

En el “Manual de zoología fantástica” de Borges, se recurre a testimonios que contienen descripciones fantásticas que encarnan en figuras a veces místicas, casi verdaderas en ocasiones con el afán de integrar un museo excepcional en cuyo recinto lo fantástico adquiere autenticidad a través expresiones literarias, filosóficas y aún teológicas.

En la muestra es evidente un imaginario muy propio a través de lo visual, su antecedente es su creación por automatismo, a lo cual le confiere una lectura que en aquellos libros ilustrados para niños que reciben la imagen y la traducen en su propio imaginario como real, algo a veces difícil de comprender por los adultos.

La obra difiere del “Realismo mágico” post impresionismo de Franz Rooh, de la post guerra; más bien diríamos un “Neo realismo mágico” al cual le imprime la poética que, a través de una toma de conciencia en una época difícil, “en conjunto lograremos superar.”

Eduardo Pérez Tobar / Artista Visual y curador de la muestra

Rauda es parte de la selección de la Convocatoria Artes Visuales 2020, presentada por Fundación Minera Escondida y Balmaceda Arte Joven. Una exposición que reúne nueve obras circulares – de 90 cm de diámetro –  realizadas en técnica mixta: bordado, xilografía, estampa y acrílico sobre tela. Cada una de ellas fue creada especialmente para esta exhibición, entre los meses de abril y noviembre de 2020 en Coquimbo. 

El devenir es inevitable, no se puede aplazar, late el caos en la tierra.

En Rauda, la pintura nace de la poesía, de ese esfuerzo por plasmar el mundo de las aves y sublimar la tristeza de estos tiempos, como una especie de rogativa al firmamento. Cada círculo es una herida, un punto abierto en la tierra y sus ciclos, por lo imprescindible que resulta recuperar el amor a la naturaleza.

La obra contiene una fuerte conexión con el espacio; la flora y la fauna son el follaje que cual tapiz nos otorgan una serie de huellas, que nos permiten observar nueve mundos, cada uno de ellos con sus diferencias, son elementos en sí mismos que trasmutan. Se invoca al espíritu para crear un imaginario, que  posee un fuerte contenido onírico, donde el desierto y sus floraciones son de suma importancia, ya que el entorno es personificado y sumamente vivo. En Rauda hay una búsqueda por plasmar ese mundo aéreo de las aves, el cual aterriza y choca con este mundo terrestre. Ahí están los pájaros enfrentados a nuestra polaridad, abriéndose paso entre el bien y el mal. 

Rauda nace de ese choque entre lo mágico y lo trágico. Es una puntada latente al ecosistema, al mal manejo de los recursos naturales por parte de la humanidad, que en vez de endiosar la naturaleza, la vende, la explota y la profana, donde urge un devenir de conciencia y permanencia.

Bajo esta mirada crítica, es que se conectó con la materialidad. Se tallaron los elementos, se perforaron, se plasmaron conectores como el hilo, que en la tela funciona como un injerto y todo fue suavizado por el velo de la pintura, así también, los materiales tuvieron un choque al coexistir las diversas técnicas que se mezclaron en esa detonante belleza, de la cual nace una triste existencia.  

El círculo reúne, acoge y agrupa, es una unidad de energías y fuerzas que marcan un continuo, es inevitable pensar en los círculos y no ver la naturaleza y sus ciclos, es metafórico el apogeo y la decadencia de los tiempos, el caos y la reinvención. Cada círculo es un estado puro, de esta época crítica que estamos viviendo. En donde aún en decadencia, florecen semillas en el desierto, hacen nido las aves en los matorrales y se puede escuchar en el eco del bosque el alarido de un animal que escapa y lo logra. Conquista su permanencia.

«Vuelo»

Mientras todo florece

Late el caos

Las flores rojas de la sangre

Plasman la quietud

Dentro la opresión de un pecho vacío

Esperando ser guiado

Y las hojas respiran por nosotros creciendo,

Creciendo inmensas,

dándonos cobijo

Respiro, aire.

 ¿Cómo no agradecerles?

Que las aves nos protejan

Nos permitan mantenernos con altura

Para elevarnos y poder volar siempre.

Así como existen vidas y galaxias existen millones de mundos,

El corazón de todos es el ecosistema.

En ese mundo de alas, de cielo verde

todo crece y se abre como un círculo que flota

Porque no tiene materia, 

Va ligero, puede simplemente existir ingrávido.

Poema de Paula Sayago Lundin

Mediación

Comparte con amigos o familia y conecta con las reflexiones de la artista Paula Sayago Lundin, con este entretenido material audiovisual y actividades vinculadas a la obra “Rauda”, en un trabajo realizado por nuestro equipo de Mediación y la Compañía Teatro de Ocasión. ¡Disfrútalos!

Teatro de Ocasión – “El viaje empieza en mi jardín”

 

¡Descarga aquí la ficha de actividades!

Teatro de Ocasión – “Con lupa”

¡Descarga aquí la ficha de actividades!

¿Sabes qué es la “Antotipia”?

Es un proceso fotográfico en base a plantas y luz solar.

Descúbrelo acá y crea tu propia obra de arte en base a esta técnica de impresión natural.

¡Diviértete!

GALERÍA DE IMÁGENES

«Adentro»

«Bandada»

«Fuego»

«Licuar»

«Mar»

«Resplandor»

«Trino»

«Veloz»

«Zumbido»

Sobre el Artista Docente: